Inicio | Biografía | Obras | Crítica y comentarios | Galería de Imágenes | Entrevistas
Traducciones | Gestión Cultural | Publicaciones Recientes | Calendario Interactivo | Twits | Blog | Contacto
 

 

Recuerdos de José María Pérez Gay (1944-2013), el cartógrafo de nuestro futuro anterior.

 

Héctor Orestes Aguilar


http://farm9.staticflickr.com/8395/8679747225_ff03859cb7_z.jpg
José María Pérez Gay y Héctor Orestes Aguilar en un homenaje a Joseph Roth en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, 19 de octubre de 2009.

 

Conocí al Doctor José María Pérez Gay una noche de 1987, durante la presentación de Elias Canetti. La pasión por la inmortalidad, de Francisco Blanco Figueroa (†). Entre quienes comentaron aquel delgado tomito de la desaparecida Editorial Katún no sólo fue el más docto, sensato y lúcido, sino también el más generoso. Ante la colección de reseñas de un crítico bisoño ajeno a la lengua alemana y a las culturas centroeuropeas, armado con una vivaz curiosidad pero sin amplias referencias sobre su materia, tuvo la caballerosidad de sugerir rigurosas enmiendas elogiando a un tiempo los hallazgos de aquellas páginas. Fue una intervención magistral, que fascinó a todos los que llenaron el foro, las escaleras y la planta baja de la librería El Juglar, situada ya para entonces en la glorieta Valverde de la colonia Guadalupe Inn. Con su temperada voz de barítono, que sabía modular y dotar con distintas cadencias durante sus exposiciones, el Doctor leyó unas quince cuartillas luminosas, refiriendo asuntos no sólo ignorados para los lectores en español –para mí fue una completa revelación enterarme que Canetti había sido trasunto de varios personajes novelísticos de Iris Murdoch— sino también temas tabú: la escritora irlandesa y el Premio Nobel habían mantenido relaciones muy tortuosas, cercanas al sadomasoquismo, divulgadas de forma cabal sólo hasta después del 2000. Como en muchas de las tertulias públicas donde participaba, Pérez Gay llevaba consigo, cual revólver desenfundado, un libro en alemán listo para disparar citas en vez de balas, la primera biografía de Hermann Broch debida a Paul M. Lützeler, por entonces una pertenencia exclusiva de experto bibliófilo.

 

PDF Descargar texto completo

 




 

 

Copyright © 2004 Hector Orestes Aguilar | Aviso Legal | Sitios Amigos | Mapa de Sitio | Webmaster

 

 Valid XHTML 1.0 Transitional CSS Valido! Icono de conformidad con el Nivel A, 
	de las Directrices de Accesibilidad para 
	el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI UFT-8